Bañarse en el agua no hidrata tu cuerpo: que no se te olvide tu botella de agua

Autor: Instituto de Investigación Agua y Salud | Categoría: Agua Mineral, Belleza, Salud and tagged , , , , , ,

No hay nada mejor que pasar estos días de verano en la piscina o en la playa. Aprovechamos el buen tiempo para tomar el sol, relajarnos y por supuesto, darnos algún bañito para despejarnos y aguantar mejor el calor. Pero procura que estos días sean perfectos y evita poner en peligro tu salud.

A veces, el hecho de estar rodeados de agua y no tener sed puede confundirnos. Es importante saber que no hay que esperar a tenerla, ya que la sed no es más que un mecanismo de nuestro cuerpo para alertarnos de que el nivel de agua corporal se está reduciendo y ya estamos deshidratados. Te contamos por qué debemos procurar que eso no pase.

La importancia de hidratarnos:

Según el Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS),  el ser humano adulto tiene un promedio de un 65% de agua en el cuerpo por lo que los expertos aconsejan beber entre 2’5 y 3l de agua al día para compensar la cantidad que perdemos. Aún así, puede variar dependiendo la edad. La cifra necesaria será incluso mayor en una jornada de playa o piscina en la que tomemos el sol y realicemos ejercicio físico, ya que la pérdida aumentará significativamente.

Si no restituimos esos niveles en nuestro organismo podemos deshidratarnos. Existen diferentes grados, aunque el más común es la deshidratación leve que puede producirnos dolor de cabeza, mareos, fatiga y somnolencia. La moderada incluye sequedad en la boca, pesadez, un pulso cardiaco rápido y falta de elasticidad en la piel. Finalmente, la deshidratación grave es toda una emergencia médica que se caracteriza por la sed extrema, aceleración de la respiración, alteración del estado mental y una piel fría y húmeda.

Tu botella de agua mineral natural siempre contigo:

Para cuidarte de cualquier riesgo en todo momento,  lo mejor es llevar tu botella de agua mineral contigo. Además de hidratarnos, el agua mineral natural es ideal por ser un agua de origen subterráneo, protegida contra los riesgos de contaminación, bacteriológicamente sana y, por tanto, sin ningún tratamiento químico, cuyos minerales y otros componentes son beneficiosos para nuestra salud. Busca la composición que mejor  encaje contigo en la amplia gama que te ofrece el mercado y recuerda que es un producto libre de calorías.

Puedes meterla en la nevera la noche anterior para que se conserve más tiempo fría, o recurre a la típica neverita de playa en la que podrás conservar también un almuerzo saludable y ligero como una ensalada o fruta. Recuerda complementar estos cuidados con una protección adecuada (preferiblemente por encima de 30) y llevar un gorro o sombrero y unas gafas de sol. Tomando estas precauciones ya sólo te quedará disfrutar al máximo de tus vacaciones.

¿Te ha gustado el post? Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *