Comienza la temporada de piscina al aire libre: consejos para pasar un día perfecto

Autor: Instituto de Investigación Agua y Salud | Categoría: Maternidad, Salud and tagged , , , , , , ,

Ha llegado la época de más calor del año, y lo que más apetece es darse un buen chapuzón en la piscina. Sin duda, es uno de los planes más refrescantes para pasar un día veraniego, aunque para disfrutar de una jornada segura es aconsejable que tengas en cuenta algunas recomendaciones básicas. Aquí van:

  • Protégete del sol. Utiliza un factor de protección solar alto (preferiblemente por encima de 30), incluso si el día está un poco nublado, sólo así evitarás las peligrosas quemaduras. Elige las cremas de sol que son resistentes al agua. Otro aspecto importante a tener en cuenta es que la exposición al sol debe ser progresiva y, sobre todo, debes evitar las horas centrales del día (entre las 12:00 y las 16: 00h). ¡Recuerda que tu piel tiene memoria! No olvides también, que los niños y los ancianos son  más vulnerables ante el calor, por eso deben permanecer a la sombra y en lugares frescos.
  • Utiliza un sombrero o gorra. Protege la cabeza de los rayos solares cubriéndote la cabeza para evitar quemaduras en el cuero cabelludo, evitar los dolores de cabeza, la insolación y los golpes de calor.
  • Usa gafas de sol. Es aconsejable que utilices gafas de sol con protección UVA y UVB de 99 a 100% de radiación ultravioleta.
  • Espera a hacer la digestión antes de meterte al agua. Mientras tu cuerpo está haciendo la digestión no conviene hacer ningún tipo de ejercicio físico y del mismo modo, es aconsejable que evites los cambios bruscos de temperatura.
  • Actitud responsable. Debes lanzarte a la piscina por la zona de mayor profundidad, no debes correr por los alrededores de la piscina porque el suelo está mojado y puesdes resbalarte..
  • Hidrátate con agua mineral natural. Asegúrate de llevar una botella de agua mineral natural para hidratarte cada poco tiempo tú y los más pequeños de la casa, que no pararán de hacer ejercicio durante toda la jornada de piscina. Gracias a la variedad de envases de agua mineral que existen en el mercado, puedes hidratarte en cualquier momento y lugar.

 

Al igual que cuando practicas cualquier otro ejercicio físico, después de nadar es fundamental  compensar la pérdida de agua de nuestro cuerpo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda beber entre 2 y 3 litros de agua al día para mantener nuestro cuerpo hidratado, pero durante la época estival conviene aumentar esa cantidad. ¡No esperes a tener sed! Sentir sed quiere decir que ya ha comenzado el proceso de deshidratación. ¡Presta atención! Te proponemos:

  • Ingerir alimentos ligeros y frescos. Lo más socorrido es llevar una neverita con algo sencillo de preparar como un sándwich, ensalada ligera o alguna pieza de fruta.
  • Prestar especial cuidado a los niños. Presta atención no sólo cuando están en el agua sino también cuando corretean alrededor de la piscina porque el suelo está especialmente resbaladizo. En el caso de que no sepan nadar, no permitas que entren sin manguitos o flotadores seguros para su edad.

Y tú, ¿qué nos recomiendas para disfrutar de una feliz jornada sin riesgos en la piscina? No dudes en comentárnoslo en nuestro Facebook. ¡Disfruta con precaución!

¿Te ha gustado el post? Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *