Consejos de hidratación para embarazadas

Autor: Instituto de Investigación Agua y Salud | Categoría: Agua Mineral, Maternidad, Salud and tagged , , , , ,

Al igual que la alimentación, la hidratación es un factor clave durante los meses del embarazo, que contribuye al correcto desarrollo del bebé y al buen estado físico de la madre.

A lo largo de las diferentes etapas de gestación, la mujer atraviesa por una serie de cambios fisiológicos que hacen que el requerimiento de agua aumente. Si una mujer habitualmente debe beber entre 1’5 y 2 litros para restituir el volumen de agua que pierde nuestro cuerpo, una embarazada tendrá que ingerir unos 300 mililitros más al día para la correcta formación del líquido amniótico y satisfacer las necesidades del feto. Después del parto, en época de lactancia, la cantidad de agua extra alcanzará incluso los 700 mililitros. Recuerda que ésta supone entre el 85-90% de la composición de la leche materna.

A la hora de hidratarnos, el agua mineral natural nos aporta innumerables ventajas a tener en cuenta durante el embarazo. Aquí te contamos 10 de ellas:

 1.       Ayuda a nuestro organismo: dos litros de agua mineral natural nos aportan los minerales y oligoelementos necesarios para satisfacer las necesidades diarias de nuestro organismo.

 2.       Colabora a mantener un buen estado nutricional: el agua facilita el transporte de nutrientes hacia el torrente sanguíneo del feto y del resto del organismo.

3.       Facilita el tránsito intestinal: el estreñimiento es un problema común en las embarazadas que podrás prevenir con una correcta ingestión de agua.

 4.       Es pura en origen: el agua mineral natural, no recibe ningún tratamiento químico y es envasada tal cual está en la naturaleza, conservando toda su pureza y propiedades saludables.

 5.       Favorece la eliminación de toxinas: el agua mineral natural ayuda a nuestro organismo a eliminar los desechos al mismo tiempo que facilita el trabajo de los riñones.

 6.       Ayuda a reducir el estrés: evitar cualquier tipo de alteración y permanecer relajada es muy importante para la salud de ambos. El agua mineral natural puede convertirse en toda una aliada contra el estrés.

 7.       No aporta calorías: el agua mineral natural tiene cero calorías y es saciante, lo que la hace perfecta para controlar el peso durante el embarazo.

 8.       Beneficia la lactancia: una correcta ingesta de agua ayuda a preservar la cantidad y calidad de la leche materna. Además, las variedades ricas en calcio son una buena opción para incrementar los niveles de este mineral que pueden llegar a ser bajos en las mujeres lactantes.

 9.       Ayuda a tolerar mejor el calor: el incremento del peso de la madre puede provocarla una sensación de incomodidad, más aún en los meses calurosos. Beber agua ayuda a regular la temperatura y a evitar los mareos o los peligrosos golpes de calor.

 10.   Nos ayuda con los problemas de la piel: la hidratación, junto con una dieta saludable, es fundamental para ayudar a mejorar la elasticidad de la piel y así prevenir los posibles desgarres.

 

Cuidado con la deshidratación:

Las embarazadas son, junto con los niños y los ancianos, uno de los colectivos más propensos a sufrir los negativos efectos de la deshidratación. Tomar agua frecuentemente ayudará a prevenirlos.

Es muy importante tener en cuenta que durante el embarazo puede disminuir la sensación de sed, por ello procura siempre llevar encima tu botella de agua mineral para hidratarte en cualquier momento y lugar.

¿Te ha gustado el post? Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *