Este curso… prepara su Kit de concentración para estudiar

Autor: Instituto de Investigación Agua y Salud | Categoría: Agua Mineral, Maternidad, Salud and tagged , , , ,

Los niños deben iniciarse en el hábito del estudio sobre los seis o siete años. Aunque a esa edad todavía no tienen que estudiar de memoria, sí que tendrán deberes que hacer y es conveniente ir acostumbrándoles desde pequeños a una rutina diaria que incluya esas horas dedicadas a los estudios, a ser posible en un mismo horario.

La concentración es necesaria en el proceso de desarrollo y aprendizaje de cualquier persona. A través de ella, los niños se enfocan y pueden experimentar en todas las áreas que deseen. Cuando no estamos concentrados, el tiempo que dedicamos a recibir y procesar información es inútil y no se aprende nada.

Por ello, debemos ayudar a nuestros hijos a saber concentrarse desde muy temprana edad. Para comenzar es necesario que el niño se encuentre motivado y que cuente con el lugar y el equipo necesario para lograrlo. De esta forma, los niveles de concentración se irán adquiriendo gradualmente, hasta formar parte de sus hábitos diarios.

Es importante disponer de un espacio donde el niño se sienta cómodo y que esté equipado con una mesa y una silla, adecuadas para estudiar, y en la cual el niño encuentre todo lo necesario para poder concentrarse.

No es bueno excederse y tener la mesa llena de libros y objetos inútiles, que pueden distraerles. Lo ideal es tener sólo aquellos elementos necesarios para poder estudiar. En ese kit de concentración deberemos incluir los siguientes elementos:

 

  • Horario de estudio Conviene elaborar un plannig con un horario semanal, que distribuya bien las asignaturas, alternando las que le gustan con las que no, para evitar el cansancio o el aburrimiento que generan desmotivación. Lo ideal, es empezar con una asignatura que le sea agradable y terminar con otra que le guste también. Conviene tener siempre ese horario a la vista. En el horario además del tiempo de estudio, hay que intercalar también tiempo libre. Cada 45 minutos, descanso de 15 minutos, cuando van siendo más mayores podemos optar por esta otra forma de distribuir los descansos. Una pequeña pausa entre una asignatura y otra, le ayudará a rendir mejor y renovar energías. En ese descanso, puede ir al baño, salir al balcón a airearse, estirar las piernas, relajar la musculatura…
  • Corcho o pizarra. Una buena manera de que tenga siempre a la vista el horario, o alguna nota importante que recordar, es pinchándolas sobre un corcho o apuntándolas en una pizarra.
  • Libro de texto. Lo ideal es tener sobre la mesa solamente el libro de texto de la asignatura que en ese momento vaya a estudiar, para concentrarse mejor solamente en una tarea.
  • Cuaderno de notas. El complemento perfecto a la hora de estudiar. Anotar algunas frases o palabras le ayudará a memorizarlas mejor. También puede ir haciendo fichas o resúmenes del texto aprendido, que le ayudaran luego a repasar más fácilmente la materia.
  • Material escolar. Bolígrafos, lápices, rotuladores fluorescentes, reglas, compás, calculadora, diccionario, mapas… Según la asignatura que vaya a estudiar, deberá tener a mano, todo lo que necesite para su aprendizaje.

 

¿Te ha gustado el post? Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *