Este invierno practica el deporte de moda: esquí de travesía

Autor: Instituto de Investigación Agua y Salud | Categoría: Agua Mineral, Salud and tagged , , , , ,

Llega el invierno y con él, el interés por los deportes relacionados con la nieve. Hoy queremos contarte por qué el esquí de travesía puede ser el deporte que termine por engancharte esta temporada de frío. El esquí de travesía es una disciplina del alpinismo que consiste en el ascenso y descenso de las montañas únicamente con los esquís, sin ayuda de remontes mecánicos.

¿Pero puede practicarlo cualquier persona?

Para realizar este deporte es necesario dominar la técnica de esquí, disponer de conocimientos de alpinismo, tener cierta preparación física, y sobre todo, llevar un equipamiento adecuado

¿Qué material necesitas?

  • Esquís. Mucho más ligeros que los del esquí alpino.
  • Fijaciones. Tendrás que hacerte con unas especiales que dejan el talón suelto para poder andar con facilidad, al contrario que las del alpino.
  • Botas ligeras. Es importante que tengan suela de goma y que sean flexibles y ligeras.
  • Pieles de foca. De material sintético, se colocan debajo de los esquís para no resbalar al ascender las pendientes. Su nombre “piel de foca” proviene del material utilizado antiguamente para fabricarlo. Este accesorio hay que retirarlo antes de iniciar la bajada.
  • Bastones. Ligeros y rígidos.
  • ARVA (Aparato Rescate Víctimas de Avalancha). Dispositivo electrónico que emite señales en caso de que se produzca una avalancha y alguien se quede sepultado bajo la nieve.
  • Pala pequeña. Para poder quitar nieve con rapidez en casos necesarios. ¡Nunca se sabe!

Y, por supuesto, cuando vayas a hacer deporte es importantísimo que lleves un botellín de agua mineral. La cantidad dependerá del tiempo que estimamos que nos va a llevar la salida.

 

¿Por qué es tan buena el agua mineral cuando practicamos ejercicio?

Hidratarse con agua mineral es una f, ya que al ser un agua pura nos ayuda rápidamente a recuperar el nivel correcto de los minerales perdidos. Por eso es imprescindible llevar un botellín de agua mineral cuando practicamos deporte.

Además, al realizar esfuerzos físicos al aire libre, sobre todo en días calurosos, se pierde mucha más cantidad de agua a través del sudor y corremos mayor riesgo de deshidratarnos sin darnos cuenta. Cuando las temperaturas son más bajas percibimos menos la sensación de sed. Así que no esperes a tener sed, e ¡hidrátate!

Al practicar esquí de travesía debemos llevar más cantidad de agua, ya que el ascenso y descenso nos puede llevar varias horas. Pero recordad que el agua no sólo es necesaria mientras hacemos ejercicio, debemos reponer el agua de nuestro cuerpo antes, durante y después.

Bebiendo agua te recuperarás antes del ejercicio, te ayudará a eliminar toxinas a través de la sudoración y a evitar calambres, mareos, agujetas y lesiones.

 

¿Te ha gustado el post? Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *