Hidratación en situaciones de emergencia

Autor: Instituto de Investigación Agua y Salud | Categoría: Agua Mineral and tagged , ,

hidratación en caso de emergencia

Existen determinadas situaciones de emergencia, como los incendios forestales, que requieren la colaboración de todos para hacerles frente: brigadas forestales, bomberos, cuerpos de seguridad del estado, servicios de emergencias, transportistas, maquinistas, voluntarios, etc.

En estos casos, es imprescindible que, tanto profesionales como voluntarios nos encontremos en perfecto estado al hacerles frente para que nuestro rendimiento físico y cognitivo no se vean mermados. Es por ello por lo que es clave conocer de antemano el importante papel que juega el mantener un nivel adecuado de hidratación en nuestro organismo.

Este tipo de escenarios hacen que la temperatura de nuestro cuerpo pueda elevarse a más de 40 grados, a lo que hay que añadirle, además, la pérdida de agua que se produce en el cuerpo humano en situaciones de estrés como estas. Esa pérdida ha de ser repuesta de forma inmediata, ya que cuando la temperatura corporal   supera los 40ºC, los organismos reguladores del calor entran en un estado de shock que nos puede conducir al denominado “golpe de calor”.

 

emergencia

En este sentido, el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo advierte que:

“El efecto más grave de la exposición a situaciones de calor intenso es el golpe de calor”

En este sentido, según indica el profesor de Nutrición Humana y Dietética de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid Jesús Román, “el golpe de calor es un mal que pueden sufrir distintos profesionales durante la realización de sus trabajos”.

Por ello, el Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) alerta a los trabajadores o personas que desarrollan una actividad física intensa bajo estas condiciones de la necesidad de beber agua frecuentemente para prevenir las consecuencias derivadas de la exposición a altas temperaturas.

Para mantener un nivel hídrico corporal adecuado y constante, como indica el Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS), no solo es importante que tengamos en cuenta la cantidad de agua que bebemos a lo largo del día, la frecuencia y el modo en que la ingerimos, sino también conocer la calidad y el origen de la misma. Especialmente en estas circunstancias excepcionales en las que los sistemas de abastecimiento de agua potable pueden quedar interrumpidos o conllevar graves riesgos sanitarios.

Hidratación en situaciones de emergencia 3

El Agua Mineral Natural nos ofrece tener acceso siempre a una hidratación de calidad en todo lugar y momento gracias a la garantía y seguridad de su envase, que permite preservar la calidad y proteger y mantener de forma inalterable sus propiedades de pureza y naturalidad originales, garantizando su seguridad alimentaria.

¿Qué nos sucede ante un golpe de calor?

El golpe de calor es un incremento de la temperatura corporal generado como consecuencia de una exposición prolongada a altas temperaturas así como la realización de un esfuerzo físico.

Es importante estar atento a los diferentes síntomas que provocan un golpe de calor para poder identificarlo a la hora de actuar. El Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS) señala 3 niveles de síntomas para poder reconocerlo adecuadamente:

Síntomas de primer nivel:

  • Piel roja, caliente y seca
  • Sed intensa y sequedad en la boca
  • Sudoración excesiva
  • Sensación de calor sofocante
  • Temperatura elevada (+40º)

Síntomas de segundo nivel:

  • Debilidad muscular y calambres
  • Dolor de cabeza
  • Pulso fuerte y acelerado
  • Dolores de estómago y falta de apetito

Síntomas de tercer nivel:

  • Agotamiento
  • Nauseas o vómitos
  • Estado de confusión y desorientación
  • Pérdida de conciencia o delirio
  • Desmayo o, incluso, coma

Consejos para prevenir un golpe de calor en situaciones de emergencia

El Instituto de Investigación Agua y Salud señala una serie de recomendaciones para tratar de evitar un golpe de calor ante cualquier tipo de actividad o circunstancia.

Por norma general, se recomienda la ingesta diaria de entre 2 y 2, 5 litros de agua en condiciones normales de actividad y temperatura. El IIAS insiste que por encima de los 37 grados es conveniente incrementar la ingesta de agua en 300 ml (casi una botella de agua mineral natural de 33 cl) por cada grado que aumente la temperatura.

En situaciones de emergencia como la extinción de incendios, nos enfrentamos a ambientes extremos con altas temperaturas que pueden superar los 50 grados y donde, además, se desarrolla una actividad física intensa con ropa especializada o equipos de protección (guantes, botas, cascos, etc.). Todas estas circunstancias y factores hacen que se deba aumentar la ingesta que deberíamos beber hasta el punto de llegar a incrementar varias veces las necesidades hídricas diarias de nuestro organismo.

Por ello, bajo estas circunstancias, es necesario que extrememos la atención en nuestra hidratación y adecuemos nuestra ingesta cuando las condiciones de temperatura y la intensidad del esfuerzo que realicemos sean tan exigentes. En este sentido, el profesor Román añade que en estos casos es indispensable:

“Tener siempre a mano una botella de Agua Mineral Natural y dar pequeños sorbos frecuentemente, lo que nos permitirá hidratarnos en cualquier momento y lugar y hacerlo”

¿Cómo actuar ante un golpe de calor?

En estas situaciones de riesgo es fácil que nuestro cuerpo pueda sufrir las consecuencias de una deshidratación severa. Por eso, si percibes alguno de los síntomas descritos anteriormente o ves que se está produciendo en algunos de tus compañeros de trabajo, es importante actuar rápidamente. ¿Cómo?

  • Aléjate del fuego: Coloca a la persona en un lugar lejos del peligro, fresco y aireado.
  • Túmbale en el suelo, elévale los pies y abanícale la cara para refrescar su piel.
  • Hidrátale: si está consciente, es importante que beba agua en pequeños sorbos para rehidratar al organismo.
  • Si estás en una zona fuera de riesgo de sufrir quemaduras, favorece su respiración desprendiéndole de las prendas de ropa que le impidan respirar correctamente.
  • Ante quemaduras o temperatura elevada de la piel, intenta rebajarla, al menos, hasta los 38 grados. Si después de 2 horas no se hace, el riesgo de muerte aumenta hasta un 70%.
  • En aquellos casos en los que la sintomatología sea severa, será necesaria la asistencia médica para tratar la deshidratación.

Realizar una correcta ingesta de agua y mantenernos hidratados es vital en todos los ámbitos de nuestra vida cotidiana. Si, además, por tu profesión o circunstancias te enfrentas a este tipo de situaciones de especial peligrosidad no olvides que mantener una adecuada hidratación en todo momento es vital para poder para desarrollar tus funciones plenamente.

 

 

 

Lleva siempre contigo una botella de Agua Mineral Natural y recuerda que beber agua es prevenir y curarte en salud.

 

 

 

 

¿Te ha gustado el post? Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *