¿Tienes sed? La deshidratación ya ha comenzado su curso

Autor: Instituto de Investigación Agua y Salud | Categoría: Agua Mineral, Salud and tagged , ,

Aunque la sed nos parezca algo cotidiano y común, es un mecanismo de nuestro cuerpo que se activa cuando los niveles normales de hidratación disminuyen por alguna causa. Es decir, la sed es un signo de deshidratación.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda beber entre 2 y 3 litros de agua cada día para mantener nuestro cuerpo bien hidratado. No obstante, cada persona requiere una determinada ingesta de agua diaria dependiendo de la edad, el sexo y la actividad física que realiza.

Causas y factores de la deshidratación

Aunque el día no sea excesivamente caluroso o no realicemos ningún ejercicio físico, perdemos en torno a dos litros y medio de agua a diario a través de la orina, el sudor y la respiración entre otros factores. Si a eso le añadimos alguna otra actividad, la necesidad de ingerir agua aumenta. Por tanto, la cantidad de agua que se elimina cada 24 horas, debe ser restituida para mantener el organismo bien hidratado; y para eso, no debemos esperar a tener sed.

Según la dermatóloga granadina Rosa María Ortega, la sensación de sed no es suficiente para ingerir una cantidad de agua adecuada, ya que cuando sentimos la necesidad de beber agua, el organismo ya suele tener un grado de deshidratación perjudicial para la salud. Las causas más frecuentes que originan una deshidratación son el calor, el ejercicio físico, las quemaduras y las enfermedades gastrointestinales comunes.

Para estos casos, el agua mineral actúa como hidratante y transporta nutrientes y otras sustancias en el organismo, a la vez que proporciona soporte para toda la actividad celular. Es por ello que siempre recomendamos disponer de una botella de agua mineral con nosotros, al tratarse de un producto alimentario con composición constante, del que siempre sabemos qué bebemos y disponible para hidratarnos en cualquier momento y lugar.

La importancia de estar bien hidratado

Hay estudios que señalan que la deshidratación provoca una caída de la capacidad de concentración en un 15% y una disminución de la memoria a corto plazo del 10%.

Además, si la ausencia de líquidos aumenta y se prolonga, podríamos sufrir fuertes dolores de cabeza y desorientación temporal y espacial tal y como describe el último informe del Instituto de Investigación Agua y Salud sobre Rendimiento Cognitivo, Hidratación y Agua Mineral que ha contado con la colaboración de Jesús Román Martínez Álvarez y la psicóloga Silvia Álava. Así que no esperes a tener sed para hidratar bien tu cuerpo y lleva siempre contigo una botella de agua mineral para poder hidratarte en cualquier momento y lugar.

¿Te ha gustado el post? Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *