Trekking: consejos básicos para una salida con éxito

Autor: Instituto de Investigación Agua y Salud | Categoría: Medioambiente, Salud and tagged , ,

trekking agua

Si eres de las personas que necesita  alejarse del trajín de la vida urbana y le gusta caminar al aire libre, el trekking es sin duda tu deporte.  Puede ser la actividad más sencilla de practicar y por ello la más recurrida los fines de semana. El único objetivo del trekking es disfrutar de un espectacular paisaje a la vez que cuidamos de nuestro cuerpo. Por ello en este post queremos darte una serie de consejos para que puedas practicarlo de manera segura y confortable.

–  Antes de una salida debes conocer la ruta, informarte sobre ella y llevar brújulas, mapas o guías para saber la distancia del mismo y evitar perderse.   También estimar la duración del recorrido y las horas de luz de las que dispondremos.

–  Elementos de seguridad. Es muy importante llevar anotados los números de teléfono de los cuerpos de rescate, como también conocer los lugares de refugio o albergues más cercanos.

–  Alimentos e hidratación. Durante una larga caminata nuestro cuerpo necesita alimentarse e hidratarse bien. Tienes que pensar en la comida que vas a llevar y en la calidad y cantidad del agua que transportarás (no puedes fiarte de la potabilidad del agua que puedas encontrarte). Asegúrate de llevar botellas con agua mineral, beber en pequeños sorbos y no tomarla toda en un solo momento.

El trekking puede durar 1 o varias horas y puede realizarse por senderos señalizados o por nuevos; por eso debemos tener un buen sentido de orientación. Es preferible marchar a un ritmo lento y espaciar las paradas que correr y tener que parar muy a menudo. Para disfrutar del paseo con la máxima comodidad te ayudamos a  elegir el equipo que mejor se adapta a la actividad:

–          El elemento fundamental son las botas. Si los pies sufren nunca llegaremos lejos. Es aconsejable usar una talla más grande de la que usamos habitualmente. Recuerda que por la tarde los pies están más hinchados que por las mañanas.

–          Elegir los calcetines también es importante. Tienen que ser suaves, sin muchas costuras y de un grosor determinado ya que por las extremidades se pierde mucho calor corporal.

–          Los pantalones han de ser sueltos, es decir, nada de pantalones vaqueros. Y es recomendable llevar largos para evitar rozaduras o arañazos por la vegetación.

–          La ropa de abrigo es fundamental. Tenemos que ser conscientes de que el clima de la montaña es muy cambiante. Utiliza ropa cómoda que favorezca la evaporación del sudor. No olvidéis llevar un cortaviento, guantes y  gorro.

–          En la mochila sólo hay que guardar lo necesario ya que el peso os acompañará todo el tiempo. Tiene que ser cómoda, resistente y adaptable al cuerpo para que no suframos la carga mientras caminamos.

–          Acordaos de llevar gafas de sol y crema para protegeros del sol de la montaña.

Por último, un consejo básico que además podemos transmitir a nuestros hijos: la importancia del cuidado del paisaje y del medio ambiente. Como predica el decálogo del senderista: “Deja la montaña como te gusta encontrarla”.

Y tú, ¿practicas trekking? ¿Qué senderos has recorrido? ¡Cuéntanos!

¿Te ha gustado el post? Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *