Un producto alimentario de interés para las embarazadas. ¿Sabes cuál es? Agua mineral natural

Autor: Instituto de Investigación Agua y Salud | Categoría: Agua Mineral, Belleza, Maternidad, Salud and tagged , , ,

Las mujeres embarazadas deben cuidarse al máximo y sopesar bien cuáles son los alimentos más sanos que deben tomar para favorecer un correcto desarrollo del embarazo y poder alcanzar un óptimo estado de salud que también influya en la del bebé

Hay un alimento de importancia vital en la alimentación y, por tanto, en la salud, que no deben olvidar ingerir: el agua mineral natural. Un agua pura y sana 100%. Inimitable y no tratada químicamente, que aporta al cuerpo los minerales y oligoelementos que necesita el organismo para satisfacer sus necesidades diarias de forma saludable. Deben saber que, cuando beben este tipo de agua, están bebiendo agua en su estado natural.

El agua mineral natural es un producto alimentario singular, de origen balneario, que posee unas características muy particulares para que la Administración le conceda la denominación de “agua mineral natural” y que está sometida a unos estrictos controles de calidad. Procede de manantiales subterráneos y está protegida de cualquier riesgo de contaminación desde su origen hasta que llega al consumidor. Por este motivo, no necesita ser sometida a un proceso de desinfección, a través de la adición de cloro o cualquier otra sustancia desinfectante, porque es pura desde su origen, la naturaleza, y así se envasa llegando intacta hasta el consumidor.

Es un maravilloso aliado para mantener una correcta hidratación, algo indispensable durante el embarazo, en el que se producen una serie de cambios fisiológicos en la mujer que hacen que se incrementen sus requerimientos de agua. La expansión del volumen plasmático, en un 50%, es el cambio más trascendente a la hora de entender la importancia del incremento de la ingesta hídrica. Otras adaptaciones fisiológicas son el aumento del volumen cardíaco, el aumento de la tasa de filtración glomerular, así como diversos cambios en los sistemas respiratorio y gastrointestinal.

Por todas estas variaciones fisiológicas, el Instituto de Investigación Agua y Salud (IIAS), de acuerdo con la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, recomienda a las mujeres embarazadas aumentar al menos 300 mililitros de agua diarios respecto a la ingesta habitual. Ello hará que puedan disponer de la cantidad suficiente para atender la formación del líquido amniótico, el crecimiento del feto y la mayor ingestión de energía que se produce durante el embarazo. La ingesta recomendada de agua durante el embarazo es de 2 a 2,5 litros diarios, de los que 0,7 litros es agua procedente de los alimentos.

¿Hay algo mejor?

El agua es un nutriente esencial que juega siempre un papel vital en todas las etapas de la vida de la mujer. Pero en el caso de las mujeres embarazadas, es todavía más importante, ya que además de ayudarlas a afrontar los cambios fisiológicos, posteriormente ayuda a preservar la cantidad y calidad de la leche materna durante la lactancia. Hay que tener en cuenta que aproximadamente un 85% o 90% de la composición de la leche materna es agua.

El agua mineral natural ayuda a las embarazadas a mantener una adecuada hidratación durante esos meses. Facilita el trabajo de los riñones, estimula el flujo de nutrientes hacia el torrente sanguíneo del bebé y ayuda a regularizar el tránsito intestinal. Además, les aporta múltiples beneficios añadidos.

Si estás embarazada, ya sabes, uno olvides tu botellín de agua mineral,  de esta manera podrás hidratarte en cualquier momento y lugar, lo que te ayudará a cubrir ese aporte hídrico mayor que necesitas. ¿Hay algo mejor?

¿Te ha gustado el post? Compártelo

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Email
  • RSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *